Cubre los riesgos que afectan a la vida diaria, por un lado los relativos al hogar y por el otro los propios de oficinas destacadas a una actividad profesional.