Daños materiales que puede representar un edificio por vicios y defectos que afectan a la obra fundamental y que pueden comprometer la estabilidad del inmueble destinado a vivienda. Este producto garantiza durante diez años el resarcimiento de estos daños materiales, tal y como exige la Ley de Ordenación de la Edificación