Su finalidad es indemnizar los daños que se produzcan en la obra durante su ejecución.
Esto supone un amplio abanico de posibles riesgos que es preciso delimitar y cubrir, con un producto acorde a las necesidades de este ámbito.